recuperando buenas costumbres

De fondo suena Jacques Brel,
y mis labios se calientan con el humo de un cigarrillo.
Antes de emprender un viaje por mis sueños.
 
Vivo en la soledad de quien se otorga ese placer.
No me acompañan 10 gatos,
ni tampoco me he aficionado a los pájaros.
 
Ya ha pasado la medianoche,
y aún espero a que el hombre lobo entre por el umbral de la puerta,
no gruñe, pero con su fuerte respiración
hace que florezca la humedad.
 
Y mis labios calientes, por el humo del cigarrillo,
y mojados por el sabor del vermouth rojo que cada noche tomo
mientras vuelvo a la página del mismo libro,
como cada noche.
Una página manchada de café, de lágrimas y semen,
que hace tiempo que dejó de ser un folio en blanco,
porque me negué a no escribir mi historia.
 
LLegas y leo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s