dancing

Este vídeo que me llega ttravés de Bestiarios, me ha emocionado. Es un proyecto realizado por Matt Harding que podéis encontrar en Where the hell is…Matt?, donde cuenta cómo empezó a viajar por el mundo pidiéndole a la gente que bailara.

Aquí tenéis más videos. Todo un fenómeno.

Anuncios

camino a istok

 camino a istog

Estas fueron una de las pocas señalizaciones que llegamos a encontrar en las carreteras de Kosovo. Era nuestro tercer días de viaje en los Balcanes y nos dirijíamos a la Base España, donde estuvimos durantes 3 días.  Hoy encontramos que han fallecido dos militares de Base España en una de esas carreteras infernales.

Y esta misma noche he soñado con Nico y que volvía a Kosovo.

el baile de las cifras

Me gusta leer y ver reportajes donde se habla de nuevas exhumaciones de fusilados durante la Guerra Civil en Andalucía, Asturias, Galicia… Me gusta saber que se está haciendo algo, muy poco a poco, por recuperar de entre la tierra parte de nuestra historia.

Historia compuesta de pequeñas historias que siempre provocan un nudo en la garganta cuando las conoces. Pero detrás de éstas, encontramos la multitud de cifras que se dan, resultado de investigaciones tanto en archivos como el terreno. Pero no hay cifras definitivas, parece imposible ponerse de acuerdo. ¿Falta de rigor? En absoluto. Terminar hoy en día con este baile de cifras de fosas, fusilados, etc resulta bastante difícil debido a las prácticas que durante el franquismo se pusieron en marcha para hacer dasaparecer a alguien y no dejar rastro

El gobierno de Franco no se detuvo en la victoria militar sobre los ciudadanos fieles a la República. Tras el fin de la Guerra Civil impuso todo un entramado destinado a borrar de la sociedad y aún de la propia memoria de los afectados toda huella de sus ideales de libertad y democracia. La represión impuesta ofrecía pocas alternativas para los que no pudieron huir al exilio: cárcel, muerte o silencio. “Presos del Silencio” es una película documental que reconstruye este episodio de nuestra memoria colectiva a través de los recuerdos de algunos de los supervivientes y familiares. Acompañándoles por los escenarios naturales en los que aconteció este drama se evocan aquellos años en los que miles de familias sufrieron la tragedia de vivir.

 Presos del Silencio | 2004 | Montero y Agudo

Este documental obtuvo el Premio al mejor Documental en el Sevilla Festival deCine 2004. Aquí, el documental entero y más historias audiovisuales sobre el tema.

Cuentos kosovares. Diario documental [4]

El sonido de los coches militares por los carriles del Valle de Istok despierta la curiosidad de los niños, que corren para que les demos caramelos –lo dicen en español, como hola, adiós o gracias, después de 8 años de presencia española en la zona han aprendido algo, aunuque los culebrones latinoamericanos también tienen mucho que ver.- No beben de las botellas de agua que les hemos dado hasta que no me ven bebiendo a mi. Todos estos niños son primos y conviven en la misma casa junto a tres parejas de adultos. El niño rubio con la camiseta de Albania, me aparta a un lado y me lleva hasta el árbol. Escala, se pone bocabajo y me sonríe.

valle de istok

Seguimos por el Valle viendo pasar tractores y otros niños salen al escuchar los motores. Ahí está la pequeña Valentina, con sus diminutos dientes picados, jugando a ser modelo. Sus hermanos mayores juegan con mi equipo de video –tiemblo, pero logro comunicarme con ellos a través de las cámaras- : el pequeño me lleva a un estercolero donde hay mariposas amarillas, le dejo la cámara para que grabe.

mirándo a través de la cámara

Paralelamente a nuestro viaje, otra periodista recorría los Balcanes. Cinta lo narra todo aquí.

Espero, en estos días, subir las fotos.

Cuentos kosovares. Diario documental [3]

Hasta ahora no he encontrado ni el momento ni las palabras para hacer una reflexión de qué es Kosovo. Hay quien es mucho más kamikaze se lanza al vacío y juega con los sonidos y testimonios que grabamos a lo largo de nuestro viaje en compañía de nuestro Nico.

Me apropio de este documento emitido el pasado martes en La Ventana de Verano de Cadena Ser. Así que este Cuento sale de las manos y la voz de el oyente.

Disfruten escuchándolo.

Cuentos kosovares. Diario documental [2]

Pensar Kosovo en Kosovo [sábado 18 a agosto]

Kosovo es destructiva. Un lugar imposible de entender. Ciudades divididas por un puente; calles aisladas de serbios en un pueblo albanés; calles de albaneses entre mayoría serbia. Todo es provisional. Todo está en stand bye contínuo. Así desde hace 8 años.

En estos días he escuchado muchas cosas de Kosovo y la gente que la habita [serbios, kosovares, albaneses, romas, ashkalis, ejércitos de funcionarios y militares internacionales…] y todos parecen estar de acuerdo con la última reflexión de la conversación entre Nico y la Madre Antusa [líder ultranacionalista serbia, regenta el Monasterio de Goriok en la región de Istok custodiada por la KFOR española], de que los Balcanes es una zona de fracasados y perdedores.

En Kosovo no hay otra paz que la que te ofrece sentarte en un café  y olvidarte del mundo que te rodea mientras tomas un chupito de rakia [aguardiente de ciruela o pera], un café turco o  una cerveza Peja. En Kosovo no hay paz, siempre pendiente del lado en el que te encuentras. Aquí eres serbio o kosovar, no hay de otra.

Hasta los vicios tienen denominación de origen: el tabaco, las cervezas, las mujeres. ..

En Kosovo reinan los cuervos, pero también el ladrillo. Kosovo en construción.

Kosovo es rural, incluso sus ciudades más importantes como Pristina, Mitrovica o Istok. Da la sensación que Kosovo ya era así antes del conflicto del 99.

Kosovo no tiene bandera, pero sí matrícula propia. Kosovo país de nadie. Kosovo el Jerusalén de los serbios. Kosovo un eterno conflicto. Kosovo es un estado de ánimo. Un Makondo sin surrealismo mágico. Es el País de Nunca Jamás pero sin su Peter Pan.

Kosovo se contradice, se reafirma y se niega.

Kosovo se autodestruye.

Cuando llueve en la capital también huele a tierra mojada, en su barrio azul, donde los edificios de Naciones Unidas se erigen con grandes cristaleras. Kosovo es un reflejo.

Los Cuentos kosovares iban a comenzar con un “aquí, en Kosovo, todo es posible”. Ni 1000 años conseguirían hacerme enterder Kosovo.