la improvisación periodística

Sin lugar a duda, los periodistas somos grandes abuelos cebolletas. Nos encanta contar historias. A veces conseguir una entrevista o poder llevarla a cabo es cómo estar preparando un montaje de teatro. La producción es importante y la improvisación, más.

A través de blogs y medios llego a la narración que  Rosa María Molló realiza de la gestión de su entrevista a Ingrid Betancourt. Noguera hace una breve reflexión sobre lo importante que es, en ocasiones, el contexto  de una entrevista, la producción o el proceso.

Molló habla de un único producto, la entrevista, pero creo que hay otro. El “post” de la pre-entrevista. Y con un valor incalculable no sólo en términos periodísticos sino también como instrumento pedagógico de lo que es el periodismo, el “saber hacer” (know how) de la improvisación, ingrediente diario de la profesión.

Anuncios