vergüenza ajena

boquiabierta y con la carne de gallina, me quedo ante el lamentable espectáculo que nuestros representantes políticos están ofrenciendo en estos últimos días, desde que el pasado 30 de diciembre, ETA hiciera explotar en la T-4 una furgoneta bomba.

El PP, muy lejos del comportamietno que debiera llevar, se está comportando como un niño malcriado al que aún le dura la pataleta por haber perdido carrera caduca. Pero qué tipo de democrácia y Estado de Derecho es el que van aireando ahí, cuando -y dónde se ha visto eso- se pide que se desconvoque una manifestación contra el terrorismo.

El Grupo Popular está en todo su derecho de no secundar esta convocatoria, de la misma forma que el PSOE no lo hace con las que la AVT realiza – y no me extraña, porque ante espectáculos como estos, no creo que ningún miembro socialista saliera muy bien parado-.

En Aragón la desvergënza popular ha sido indecente, Gustavo Alcalde, presidente del PP exige al presidente de al Comunidad, Marcelino Iglesias, que se disculpe por afirmar en la jornada de ayer del Senado, que en Aragón el PP apoya la política del Gobierno central. Pues bien, Iglesias las hace efectivas a primera hora de la mañana en Aragón Radio, reiterándolas una y otra vez a lo largo de la mañana en todos los medios. Canutazo tras canutazo. 

No obstante, cabría recordar que tras el atentado de la T-4 sí que es cierto que el PP firmó el mismo comunicado del Gobierno de Aragón, al igual que hicieron todos los partidos aragoneses.  Un ejemplo más, de lo pronto que los populares olvidan.

Este macabro comportamiento va mucho más allá de las negociaciones emprendidas en marzo del pasado año entre el Gobierno y ETA. Va mucho más allá.

Veo y escucho y me tiembla el cuerpo. Veo doble en esta partitocracia que nos meten por los ojos. Y se negocia y se hace política, con mi presencia, con la solidaridad, con mi voto, con mis palabras y con lo que se tergiversa de éstas, de mis pensamientos y de mis sentimientos. Lo peor es que también se hace contigo, y con el que duermes, y con tus padres, y con el de tus compañeros de oficina o facultad. Lo aprovechan todo, como buenos carroñeros.

Ante la desunión que promueven, ¿por qué los ciudadanos no nos desmarcamos de la marca y de la ideología para mostrar nuestro rechazo global contra el terrorismo? De esta forma, lo mismo les hacemos salir de su espiral y se plantean qué es lo que realmeten quieren, tanto unos como otros.

Y se olvidan que nosotros decidimos colocarlos en esos sillones del Congreso porque les señalamos con el dedo. Con el firme índice de la enferma democracia que nos ofrecen.

Al final tenemos que darle la razón a Mafalda, el mundo está enfermo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s