castro y chávez

Fidel reaparece – con el chándal y los tacones, arreglao pero informal- junto a Chávez, tras una visita que el presidente venezolano realizó el pasado lunes a La Habana. Esta vez, el comandante no hizo el esfuerzo por aletear sus brazos; su cara lo dice todo…

aquí se puede leer un poco más sobre esta reaparición

Anuncios

prefiero las sumas

Durante las últimas semanas, a raíz de la polémica surgida con las manifestaciones propiciadas por el último atentado de ETA, la reflexión ha estado dirigida a una clara división en la sociedad española.

Leía en los comentarios de El oyente que no había grandes diferencias entre las manifestaciones convocadas por la AVT y las de UGT/CCOO. Habrá que hacer un resumen de prensa y ver lo que cuentan unos y otros, de las unas y de las otras. Aunque parece que sí es suficiente diferencia el motivo de la convocatoria, ya que hacerlo en nombre de la paz y contra el terrorismo, para que después se convierta aquello en un mar rojo y amarillo donde se reza el rosario al grito de ¡Viva España!, deja mucho que desear.

Que salgo a la calle para solidarizarme con las víctimas y manifestarme en contra del terrorismo, y que además deno querer, no me da la gana que mi presencia se contabilice como una de las gotas que formaban ese mar, porque no acostumbro a ir manifestciones a a gritar ZETAP!, ni nada que se le parezca; que quiero un BASTA YA! que parta desde la ciudadanía. Y pintarme las manos de blanco… y que se me ponga la piel de gallina al ver que la gente se une cuando es necesario, pero no quiero ver espectáculos de otras épocas… que no tengo edad para ello.

En el EPS de hoy, Javier Marías en el articulo Un país demasiado anómalo, explica exactamente todo esto. La verdad es que no hubiera encontrado mejores palabras para empezar -y tampoco para terminar-.

En verdad este país es anómalo. ¿Qué ha pasado en él para que hasta el colectivo de personas que merecía –y tenía– toda nuestra compasión, nuestro respeto y nuestro apoyo se esté convirtiendo en uno de los grupos sociales más antipáticos, irrazonables, verbalmente agresivos y –lo que es peor– temibles?

Siempre preferí el resultado del uno más uno, que la resta o la división de ambos.

 

se abre la veda

porque las vidas se convierten facilmente en historias…

Esta mañana cuando he encendido la tele, he visto que por fin, el debate sobre la muerte de Madeleine y por ende la eutanasia, se ha abierto. Sin embargo, me da la sensación que girará más en torno a la figura de la periodista que estuvo presente el día de su muerte y de si lo suyo es una muerte, además de programada, mediática.

Este tipo de actos es necesario hacerlos públicos y mediáticos-no convertirlos en circos- para que se tomen las medidas oportunas. Aunque ya el PSOE dijo, a pesar de ser una de sus promesas electorales, que en esta legislatura no debatiría sobre la eutanasia en la Cámara.

Madeleine Z.

Leo en ElPais.com la historia de Madelaine Z.

Iban a vivir un momento intenso, emotivo. Excepcional. Pero no ilegal, en opinión de DMD. La ley española (artículo 143 del Código Penal) castiga con la cárcel a quien induzca al suicidio o coopere “necesariamente” con él, es decir, con medios imprescindibles para que el enfermo muera, como proporcionar fármacos para un cóctel letal o recetas, según DMD. En este marco legal, la asociación facilita desde julio de 2006 a los socios con más de tres meses de antigüedad una Guía de autoliberación elaborada por médicos y revisada por juristas del grupo. Se trata de información ya publicada o que se puede hallar en Internet para procurarse una muerte digna con diversos métodos, entre ellos mediante una mezcla de fármacos. “El suicidio es impune en España, y dar información también lo es”, señala el documento. DMD mantiene que, en ningún caso, induce al suicidio y ofrece a los socios acompañar sus últimos momentos con voluntarios. Madeleine aceptó.

Y leo en JabalíDigital

Será que necesitamos convertir las historias reales en ficción para que se genere un debate social

quién quiere ser el nuevo Amenábar